28 de julio, Día Mundial de la Hepatitis Vírica

La jornada tiene por objetivo concientizar y difundir información sobre la transmisión y prevención de esta enfermedad viral que puede causar inflamación grave y crónica del hígado.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen comúnmente  por el contacto con humores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.