———–                 El viernes 23 de Noviembre se pagan beneficios previsionales             ———-

 

Ariel Busico capacitó en el ISS

 “La tecnología más poderosa es un grupo de personas con ganas de dialogar”

Mejorar la comunicación, desarrollar la escucha activa, reflexionar, profundizar el autoconocimiento y relacionarnos más eficazmente en el ámbito laboral fueron algunas de las temáticas abordadas la semana pasada en las capacitaciones institucionales que brindó el licenciado Ariel Busico, Master Trainer en Programación Neurolinguística, coach organizacional, conferencista y consultor de comunicación.

“El objetivo de este entrenamiento es generar conciencia acerca de cómo nos estamos comunicando hoy, que elemento nos presenta este momento y contexto de la comunicación, ganar conciencia de la mirada del otro, que puede ser equidistante de la mía, puede tener una visión diferente del mundo pero eso no tiene porque ser una limitante. Se puede a través del disenso, generar acuerdos”, expresó Busico, que capacitó a personal de delegaciones y de los distintos organismos que conforman el instituto.

-¿Cuál es el papel que cumplen las nuevas tecnologías?

Las Nuevas Tecnologías están cada vez más metidas en los ámbitos laborales porque son herramientas útiles para llevar adelante los trabajos cotidianos. En el otro extremo, hay que decir que las Nuevas Tecnologías generan cierto nivel de angustia porque nos están distanciando.

Lo que estamos haciendo es adaptándonos cómo podemos. Para entender lo que estamos viviendo seguramente se necesita más distancia histórica, una, dos o tres generaciones más adelante sabremos a donde nos llevó todo esto.

Hoy por hoy en nuestro país, creo que se fogonea mucho con esto de “la grieta”, de si estás de un lado o del otro, de cuando el otro piensa diferente a vos ya es tu enemigo. Yo creo que en un ámbito laboral, donde hay que trabajar en equipo, hay que conversar y comunicarse mucho. Hay que buscar puntos de encuentro para trabajar verdaderamente en equipo. La tecnología más poderosa es un grupo de personas con ganas de dialogar.

-¿Cómo notaste al público que participó del ISS?

Vine hace tres meses. Estoy muy a gusto con el personal del Instituto. Son auditorios muy participativos, dan su opinión. La participación es masiva e interesada. Esto habla de cierta flexibilidad, de interés por aprender. En general a La Pampa, comparada con otros lugares a los que viajo, la veo con ciertos consensos interesantes que te aseguro que no pasan en otras provincias.

-Neurolingüística, coaching, neurociencias, ¿cómo se combina todo esto para el desarrollo personal y el logro de los objetivos?

Ayudan estas herramientas a reflexionarnos, a generar un verdadero estado de autoconocimiento. Lo que nos pasa con el avance de muchas tecnologías, es que nos vamos deshumanizando. Los seres humanos pueden prescindir de muchas cosas, pero no del contacto humano porque nos deshumanizamos.

El entrenamiento a través de estas herramientas a lo que ayudan es a reconectar con la esencia humana. Hacerse determinadas preguntas, espejarme en el otro, entender que las necesidades y los problemas del otro son bien parecidas a las mías. Son herramientas blandas que nos ayudan a entendernos y reflexionarnos como humanos.

A lo largo de la historia de la humanidad, siempre hubo espacios para reflexionarnos, como la religión. Ahora hay muy pocos porque estamos corriendo, trabajando, atrás del mejor celular, un auto más nuevo, una casa y en esta carrera desenfrenada nos olvidarnos de nutrirnos como personas, como humanos.

-¿Cuál es el papel de la escucha?

La escucha es clave, fundamental. Escucha se confunde con oír, cuando este es el acto físico. Escuchar implica oír e interpretar.  Y cuando yo escucho a alguien, en más de un 90% lo que escucho tiene que ver conmigo que lo que el otro está diciendo. Cuando conversamos, cuando nos relacionamos con alguien, hay que chequear en todo momento mi escucha. La escucha del otro hace que los malos entendidos se disipen y podamos ponernos de acuerdo más fácilmente.

Hoy se escucha desde un lugar raro. Está de moda la escucha para responder, escucho y respondo con esta lógica del whatsap, escucha para responder, para armar la respuesta cuando vos te calles.

Hay que escuchar realmente para entender donde está el otro, el mapa del otro y acercarnos. Hay que poner el foco en los demás porque los demás soy yo también. El ‘sálvese quien pueda’ nos llevó a donde estamos hoy.

-¿Cómo aplicar este entrenamiento a la vida cotidiana?

Reconquistando espacios, como mi casa. Escuchando desde otro lugar a los que me rodean, observando a mi familia, a mi pareja, a mis hijos, sacarnos de encima tanto prejuicio y cuando tengo un juicio sobre algo plantearlo como un juicio mío, no como que mi juicio pase a ser una verdad absoluta.

Hay que vivir el presente, ni melancólicos con el pasado, ni ansiosos con el futuro. Estar a dónde estás, que nos permite ser más humanos y estar al servicio de los que están alrededor.