Para dar una respuesta sanitaria integral al juego compulsivo y sus problemáticas asociadas, desde el año 2015, DAFAS junto a la Subsecretaria de Salud Mental y Adicciones de la provincia, implementaron el Programa de Juego Responsable.

Este programa pretende brindar un abordaje integral de la persona con problemas de juego y de su familia, desde una política de juego responsable, llevando a cabo acciones de prevención y asistencia en la temática; comprometiéndonos a promover el juego saludable y responsable y a brindar contención y asesoramiento a quienes precisen asistencia por problemas de adicción asociados a los juegos de azar.

Para esto, se ofrecen los siguientes abordajes: espacio de asesoría para jugadores y familiares o referentes afectivos, tratamiento terapéutico, grupos psicoeducativos, capacitaciones y charlas psicoeducativas sobre la temática, asistencia telefónica gratuita y confidencial (132).

Partiendo del concepto de juego como una actividad inherente a los seres humanos, que provoca placer y es sana en la medida en que no se lleve al extremo y traiga consecuencias negativas para la persona y su entorno, el juego responsable implica tomar decisiones basadas en hechos, manteniendo el control sobre el tiempo y el dinero.

El jugador responsable juega para divertirse y entretenerse, con una finalidad lúdica y no lucrativa porque sabe que puede perder.

“No es la cantidad de dinero que juega lo que define a un jugador compulsivo, sino la adhesión que tiene al juego, la relación que establece con el mismo”.

Juegue por diversión, no por dinero o para eludir problemas.

Establezca un límite de tiempo para jugar y retirarse en el plazo que haya estipulado con antelación, esté ganando o perdiendo.

Espere perder, las posibilidades son de perder.

Establezca reglas personales, no juegue a crédito, no pida dinero prestado para jugar.

Promueva una vida equilibrada. El juego no debe interferir con sus amigos, familia, trabajo u otras actividades.
Evite “perseguir” el dinero perdido.

No busque en el juego una forma de escapar de sus problemas.

. Cuando interfiere con el trabajo, estudios u otras actividades.

. Cuando origina problemas emocionales o de salud.

. Cuando genera problemas financieros.

. Cuando pone en peligro la familia u otras relaciones personales.

. Infórmese, consulte a un profesional.

 

Test de evaluación Autodiagnóstico

Este cuestionario no implica un diagnóstico de enfermedad (sólo un profesional de la salud mental puede diagnosticar)
Marque sólo si la respuesta es afirmativa

 

 

Cuestionario de evaluación para familiares

¿Cree que alguien de su familia o algún amigo tiene problemas con el juego?
Marque sólo si la respuesta es afirmativa

 

 

¿Qué es la autoexclusión?
Es un trámite voluntario y personal que prohíbe el ingreso y permanencia en salas de juego de la provincia de la pampa.


¿Dónde se realiza?
Días lunes y miércoles de 8 a 12hs en dafas (pellegrini 385) y viernes de 8 a 12hs en subsecretaría (autonomista 1058).

¿Cuánto tiempo dura?
Dos años.

¿Cómo es el trámite?
Al momento de realizar la autoexclusión, es necesario tener el dni de la persona que desea autoexcluirse y los datos de un referente (nombre y apellido, dni, domicilio y teléfono). Se completa el formulario y se saca una foto de la persona, y se envía la información al casino.

¿Cómo hago para revocarla?
Mediante una nota de baja, dejando sin efecto el trámite de autoexclusión. Una vez tramitada, se informa a la persona que haya quedado como referente. La baja se realiza en los mismos días, horarios y lugares que la autoexclusión.

¿Qué pasa si quiero ir al casino a ver un show?
La persona autoexcluida, una vez firmado el formulario, se autoexcluye de las salas de juego, por lo tanto, no puede ingresar al casino, así sea para ver un show.

¿Qué pasa si me descubren?
Si ingresa, estando autoexcluido, estaría violando el acuerdo firmado al autoexcluirse. Si el personal de seguridad del casino lo identifica se le pedirá que se retire y se labrará un acta de detección, que deberá firmar en acuerdo, si insiste o plantea algún inconveniente se llamará a la persona que haya dejado como referente al momento de realizar la autoexclusión, si esa persona no responde, se llamara a personal policial.

Soy familiar de un adicto al juego ¿puedo llenar la ficha de autoexclusión por él?
No, el formulario de autoexclusión es un trámite personal y debe ser realizado por la persona que desee autoexcluirse.

¿Qué pasa con otros juegos de azar que no están en el casino?
Quiniela (quiniela, quiniela instantánea, pozo de la quiniela), juegos pozeados (loto, quini 6, brinco), lotería unificada, telebingo (mini y retelebingo), telekino, súbito.

La adicción al juego no tiene que ver solamente con acudir al casino, ni el casino o las salas de juego son el problema en sí. Lógicamente si tiene problemas para poder controlar sus actividades de apuestas, es probable que desarrolle su conducta adictiva en otros ámbitos también, como lo puede ser jugar a la quiniela. Si lo hace compulsivamente, estaríamos hablando de la misma problemática.

En relación a este tipo de actividades, no existe una herramienta como la autoexclusión, pero si la persona entiende que tiene un problema, podrá consultar para tratar dicho problema y encontrar y fortalecer herramientas propias que le ayuden a sobrellevarlo.

Soy familiar (directo-indirecto) de alguien con problemas de juego ¿qué puedo hacer?
Existe la inhabilitación civil: Es una restricción que se basa en el art. 152 bis del código civil argentino. A diferencia de la autoexclusión, ésta no se realiza en la subsecretaría ni en dafas; es un procedimiento jurídico que puede ser solicitado, únicamente, por los familiares del jugador patológico (cónyuge, ascendiente o descendiente) a los fines de protegerse de un posible deterioro económico que comprometa aún más el bienestar material familiar, considerando que el jugador problema ya hubiera dilapidado una parte importante de dicho patrimonio. Puede realizarse en estudio jurídico o defensoría.

¿Cómo sé si un amigo/familiar tiene problemas con el juego?

Existen diferentes indicadores que pueden ayudarnos a identificar a una persona con problemas de juego, pero lo mejor es no hacer suposiciones o conjeturas, ni guiarse por generalidades. Cada persona tiene sus particularidades y aunque presente cambios de conducta o de carácter, no necesariamente está atravesando un problema de adicción o está teniendo problemas con el juego. Lo mejor es tratar de hablar con la persona y consultar, ya sea telefónica o personalmente en los espacios de asesoría. (días viernes de 8 a 12hs. En autonomista 1058, teléfono 246403).