Del 1 al 7 de agosto, Semana mundial de la lactancia materna

Instituida en 1990 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en fomento y apoyo a la lactancia materna.
La leche materna es el mejor y más completo alimento que puede recibir el recién nacido porque le brinda todos los nutrientes que necesita para crecer sano. Está adaptada a las necesidades del bebé y es digerida más fácilmente que cualquier otra leche.
A través de ella, la mamá le trasmite factores de protección (“anticuerpos”) que ayudan a prevenir diversas enfermedades. Por este motivo, se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y hasta los dos años o más, con el agregado de alimentos adecuados para la edad del/la niño/a.