15/09 – Día Mundial de la Concientización sobre el Linfoma

Linfoma, el diagnóstico precoz salva vidas

 

El linfoma es un cáncer del sistema inmune, que produce un déficit en su funcionamiento y se inicia en el sistema linfático. Hoy se conmemora el Día Mundial de la Concientización sobre el Linfoma, con el objetivo de informar a las sociedades sobre el tema.

Esta enfermedad se produce por un crecimiento anormal de células que se desarrollan en el sistema linfático, una amplia red –parte del sistema inmunológico- de vasos o tubos finos que conectan ciertos órganos llamados ganglios linfáticos. Estos ganglios se distribuyen en grupos por todo el cuerpo: axilas, ingles, cuello, tórax y abdomen. También encontramos tejido linfático en otros órganos como las amígdalas, el tubo digestivo, el bazo, el timo y la médula ósea.

Este tipo de cáncer es el primero en incidencia en jóvenes y la tercera causa de muerte por cáncer en niños. Por eso, “conocer los síntomas es crucial para alcanzar un pronóstico más favorable, ya que aquellos pacientes a los que se les detecta la enfermedad en un estadio temprano tienen 70% de probabilidad de supervivencia a 5 años, en comparación con 58% de los pacientes en estadio avanzado”, afirman desde el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA), en línea con los resultados de un estudio global llevado a cabo.

El mismo estudio advirtió que los tres síntomas más prevalentes exhibidos por los pacientes antes de su diagnóstico fueron ganglios inflamados (18%), fatiga (14%) y sudoración nocturna (15%).

Si bien existen muchos tipos de linfomas, se destacan dos:

– El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin, que es el más común y su incidencia va en aumento. En esta enfermedad, el síntoma más visible es la presencia de un ganglio linfático de gran tamaño. Puede afectar a los ganglios cercanos, los pulmones, el hígado o la médula ósea.

– Los demás tipos, que se denominan linfomas no Hodgkin, son la forma menos común de linfoma. Comienzan cuando un tipo de glóbulos blancos se vuelven anormales y se distribuyen a distintas partes del cuerpo.

Síntomas de la enfermedad

En ciertos pacientes los signos son más visibles, como los ganglios linfáticos de gran tamaño que pueden ser palpados fácilmente y en otros, pueden aparecen en zonas menos accesibles, pasando inadvertidos. Además de la hinchazón indolora en los ganglios linfáticos, el paciente puede experimentar los siguientes síntomas:

– Fiebre, especialmente por la noche.

– Sudores, escalofríos o cambios de temperatura.

– Pérdida de peso inexplicable.

– Pérdida de apetito.

– Fatiga y cansancio inusuales.

– Tos persistente.

– Disnea (falta de aire).

– Picazón persistente en todo el cuerpo sin causa aparente o sarpullido.

– Inflamación en las amígdalas.

– Dolor de cabeza.

 

Fuente: Extraido de www.cosspra.com.ar