El trabajo continuo llevado adelante por la Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social (DAFAS) para combatir el juego ilegal o clandestino, con la invalorable colaboración de la Cámara de Agencieros y Agencias Oficiales, junto a la tarea de la Policía y Justicia Pampeana da sus resultados.
Un hombre fue condenado por el juez de control de Victorica, Carlos Roberto Espínola, a la pena de tres años de prisión en suspenso por considerarlo autor del delito de organización de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente otorgada por la autoridad jurisdiccional competente.
El artículo 301 bis del Código Penal prevee este delito y establece que será reprimido con prisión de 3 a 6 años el que “explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional competente”.
El conflicto penal se resolvió por juicio abreviado, acordado entre la fiscala Alejandra Moyano González, la defensora oficial Marina Zabala y el propio imputado, quien admitió la autoría de los hechos y no registra antecedentes.
En la causa, la justicia determinó que el hombre venía desde “hace varios años” explotando, organizando y operando con quiniela clandestina, ya que tomaba apuestas en forma clandestina de dinero sin la debida autorización de la Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social (DAFAS).
El juez y las partes tuvieron en consideración como pruebas para condenar al acusado la denuncia efectuada por el Instituto de Seguridad Social y otros elementos probatorios secuestrados en el allanamiento a su vivienda.
En la sentencia se le fijó al imputado el cumplimiento de reglas de conducta durante dos años: fijar residencia, debiéndose presentar ante el Juzgado de Paz de Victorica en forma trimestral; y someterse al cuidado de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación para personas en conflicto con la ley penal.

Fuente: Diario El Diario.